¿Quiénes somos?

Somos una organización indígena liderada por mujeres originarias de los pueblos wichi, guaraní, toba qom y chorote. Estamos ubicados al noroeste de Argentina, en una localidad llamada Tartagal, perteneciente a la provincia de Salta. Como resultado de nuestro trabajo de más de 20 años, hoy contamos con una radio comunitaria llamada La Voz Indígena, y con un centro cultural que lleva el nombre de Litania Prado, una famosa pintora wichi de la comunidad Misión Chaqueña.

Somos un colectivo de mujeres, identidades no binarias y hombres que luchamos por un mejor presente y futuro para los pueblos originarios, y con ese propósito construimos la historia que pueden ver y escuchar en esta página.
 
¿Qué hacemos? / ¿Por qué luchamos?
Nuestra organización trabaja por los derechos de los pueblos originarios fundamentalmente desde el apoyo a las luchas territoriales, identitarias, por la naturaleza, contra la discriminación racial y la violencia de género. Luchamos por una sociedad más justa, libre y sin violencia para los pueblos indígenas.

Nuestras principales áreas de abordaje han sido: la comunicación, la memoria étnica, el arte y la perspectiva de género. Todas ellas atravesadas por nuestro espíritu de lucha y resistencia.

Nuestro trabajo es multidisciplinario, realizamos talleres de idiomas, capacitaciones en oficios, artes plásticas; también estudiamos nuestra historia, para ello contamos con una biblioteca y con grupos de reflexión. Tenemos una feria de productos, artesanías y comidas étnicas. En la radio hacemos programas variados, en distintas lenguas.

En articulación con compañeros de otras instituciones, nuestra organización también se insertó en el territorio de las comunidades indígenas, haciendo capacitaciones y ciclos de formación en temáticas como el trabajo, la comunicación, el arte, etc. con grupos de jóvenes.

Desde la comunicación hemos construido FM Comunitaria La Voz Indígena, la primera radio indígena del norte de Salta. Ha sido un largo proceso colectivo en el que nos hemos transformado en comunicadores originarios. A través de la radio hemos tomado la palabra, que estaba negada en los medios de comunicación, para poder hablar en nuestras lenguas, contar nuestras problemáticas, cantar nuestras canciones ancestrales y, sobre todas las cosas, representarnos en primera persona.

La memoria ha sido fundamental en este proceso, porque los talleres nos han servido para liberar nuestros dolores y nuestra identidad como mujeres indígenas. En los talleres pudimos escucharnos y ser escuchadas, recuperando nuestra voz, silenciada y sometida históricamente. A través de entrevistas y acompañadas por compañeras no indígenas fuimos narrando nuestras historias personales y grupales, en un ejercicio de reflexión y análisis tanto del pasado histórico como del presente. El taller fue el lugar para poder transmitir las historias a nuevas generaciones, compartir las experiencias y los temas que nos unen como "mujeres indígenas".