¿Cuál es nuestra historia?
Esta es la historia de una lucha que nace con canciones.
Nuestra historia comenzó en el año 1999 cuando empezamos a reunirnos con compañeras que nos impulsaban a conocernos y a encontrarnos. Con la fuerza de la unión de las mujeres organizamos en 2000 el primer Encuentro Departamental de Mujeres Indígenas.

Realizamos desde 2001 hasta 2006 los Encuentros Departamentales de Mujeres Indígenas, momentos que convocaban a miles de mujeres de diferentes pueblos y comunidades. Durante esos años pudimos expresarnos, reconocer las problemáticas que nos afectaban y organizarnos para transformar nuestra realidad como mujeres y pueblos indígenas.

Después de cada encuentro marchábamos por las calles de Tartagal, con pancartas, con antorchas, con bailes y música al ritmo del movimiento de nuestras luchas.

En 2002 iniciamos los Talleres de Memoria Étnica, espacios que nos permitían dialogar y compartir las historias de nuestros pueblos, poner en palabras los dolores y padecimientos de la conquista, como así también, expresar con alegría las costumbres que nos unen. Como fruto de nuestro trabajo en memoria étnica, logramos publicar dos libros que reúnen nuestras historias: “Lunas, Tigres y Eclipses” y “El anuncio de los Pájaros” y también pudimos construir el centro cultural Litania Prado, inaugurado en 2006.

Con esta fuerza, seguimos organizadas, en 2002, a la par de los Encuentros de Mujeres, iniciamos un proceso de capacitación en comunicación para poder levantar nuestra voz en los medios de comunicación. De este esfuerzo nace la idea de tener una radio.

Luego de mucho trabajo, capacitaciones en las comunidades y sobre todo de fortalecernos como colectivo, en 2008 pudimos inaugurar nuestra radio: FM Comunitaria La Voz Indígena, la radio que cuenta “la historia de una lucha que nace con canciones”.

Con todas estas herramientas, acompañamos a comunidades que son desalojadas de sus territorios, luchamos contra la violencia de género, ayudamos a mujeres que vienen al hospital de Tartagal desde un pequeño albergue que tenemos, entre muchas otras acciones en pos de la defensa de nuestras vidas.